Campaña por la eliminación de la publicidad de alimentos malos
para la salud de la población infantil

La campaña  Defiéndeme está apoyada por distintas organizaciones como Justicia Alimentaria, SESPAS (Sociedad Española de Salud Pública y Administración Sanitaria), CEAPA (Confederación Española de Asociaciones de Madres y Padres de alumnos), Medicus Mundi, Amigos de la Tierra y Ecologistas en Acción.

 

Sabemos que la publicidad alimentaria influye en en los patrones de consumo alimentario de la población infantil, los hábitos de compra (peticiones a sus familias incluidas) y en las preferencias alimentarias. La inmensa mayoría de la publicidad alimentaria es de productos no saludables, contribuyendo al desarrollo de obesidad y sus complicaciones en la infancia, con el consiguiente aumento del riesgo de desarrollar enfermedades cardiovasculares y cáncer en el futuro.

 

La Gaceta Sanitaria publicó recientemente un estudio que muestra cómo los productos de alimentación menos saludables son los que más se dirigen a la población infantil. El 82% de los anuncios de alimentación procesada destinados a niños y niñas publicitan productos con un contenido elevado de sal, grasas o azúcares refinados, frente al 33% de la publicidad dirigida a la población adulta.

 

Por ello, la propia OMS (Organización Mundial de la Salud) ha instado a los Estados a establecer una regulación clara y pública, pues se ha demostrado que es una de las herramientas que mejor funcionan para combatir la epidemia de enfermedades relacionadas con la mala alimentación.

 

Nuestro país, actualmente no cuenta con ningún tipo de regulación pública, tan sólo un código voluntario llamado PAOS, escrito por las grandes empresas de alimentación y que diversos estudios públicos han demostrado su ineficacia.

 

Las cifras de obesidad infantil en el Estado español son exorbitantes,  siendo ya uno de los peores países de Europa en tasa de sobrepeso y obesidad infantil, afectando ya al 45% de los niños y niñas. Sabemos además que este aumento de obesidad está directamente relacionado con el aumento de consumo de alimentos procesados con alto porcentaje de azúcar, grasas y sal, especialmente los destinados a la población infantil. En España, ya el 70% de lo que consumimos es alimentación procesada, y cuando hablamos de niños aún es superior.

 

Como consecuencia, lanzamos la campaña Defiéndeme, con el fin de eliminar de la publicidad de alimentos malos para la salud de la población infantil.

logos_alianza
cooperación-española

Esta campaña cuenta con el apoyo de la Cooperación Española a través de la Agencia Española de Cooperación internacional para el Desarrollo (AECID).
El contenido de la misma es responsabilidad exclusiva de Justicia Alimentaria y no refleja necesariamente la postura de la AECID.

Problema
Solución
Suma tu voz